Libro de Oro – Campamento de verano 1981

Sábado día 4: Tras levantarnos a las 3:00h para organizar los trastos y luego meternos en el autobús, este se retrasó y llegó a las 6:30h (una hora más tarde de lo previsto). Salimos a las 7:00h de Ciudad Real, y tras un viaje no muy pesado pero con muchos mareados por las curvas, llegamos a Navacerrada (Gredos) a las 11:45h, donde nos esperaba Pedro. Ya todos en el autobús fuimosal lugar de acampada, descansamos y luego descargamos el material, distribuyéndolo por unidades. Comimos a las 14:30h y después empezamos a montar el campamento.

Después de montar las tiendas, hicimos un hoyo de desperdicios, fuimos a la fuente a por agua, conocimos allí a unos vecinos de un campamento Marianista, cuyo Jefe muy simpático, Manolo, nos ayudó a la hora de ir a por víveres.

Poco después iba anocheciendo y el cansancio nos hizo acostarnos… Fue un día muy duro y la gente tardó poco en dormirse.

Domingo día 5: Nos hemos levantado a las 9:30h y, después de hacer el desayuno, hemos dedicado toda la mañana a construcciones. Hemos hecho una cocina y hemos delimitado la zona de la Unidad Esculta. La cocina poco después de construirla se nos ha caído porque uno de los maderos no sostuvo el peso.

La llamada de Intendencia señaló la hora de empezar a cocinar y, después de tomar el té de pie, hemos arreglado el campamento.

6 de la tarde. Hemos visitado el campamento de los Marianistas que coincidía con su inauguración oficial.

Después de misa, cenamos. Jugamos a un juego que consistía en quién podía acercarse más a los lobatos sin que estos nos vieran. Resultó bien y divertido. Después estuvimos cantando un rato y poco después se tocó el silencio.

Casos importantes de este campamento: La promesa de un esculta, Andrés, fue una de las cosas más importantes de este campamento, la Unidad Esculta y yo no olvidaremos este día, 12 de julio de 1981, en el que se unió significativamente con los scouts de todo el mundo.

Marcos, Leo y Andrés formaron una patrulla denominada “Cabras locas”.

Durante el campamento, la Unidad Esculta trabajó fuerte, aprendiendo grandes cosas sobre el Escultismo. Fue una gran ayuda para el grupo y el funcionamiento del campamento dependía de la Unidad. Hicimos actividades separados de la Tropa Scout. Realizamos un Raid al cual asistimos todos los presentes. Visitamos el campamento continuo (menudas mozas). Cuando decían que quién quería ir a por agua, los escultas los primeros para todo. El sitio era maravilloso y tenía sitios bastante buenos para bañarse.

De este campamento se sacó mucho y el Escultismo se había ganado muchos compañeros que dedicarán toda su vida.

Mariano A.

Acerca de Silvia

Nací en 1996 y 12 años después me colgué una pañoleta al cuello. He andado con mente, corazón, ojos y brazos bien abiertos, y así sigo caminando. SLPS.
Esta entrada fue publicada en GRUPO SCOUT SILES 361, LIBRO DE ORO, PORTADA, SECCIONES, TABLÓN DE UNIDAD, UNIDAD y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.