Libro de Oro – Abril de 1981

De este mes podemos decir bastantes cosas, donde la Unidad Esculta está echando sus primeras raíces. Nos hacemos cada vez más fuertes.

24 – Abril – 1981: Este día será recordado por el día en el que unos Escultas hacen la promesa y se convierten realmente en Escultas. Nos reunimos en la base a las 16:00h para preparar esta unión con las hermandades scout. Los asistentes y los que iban a hacer la promesa eran:

  • Mariano
  • Marcos
  • Leo
Una representación de los Jefes, y sobre todo de Pedro, nuestro Jefe de Tropa, fue lo que nos llenó el corazón y nos hicieron comprender que íbamos a hacer una gran cosa, que debíamos pensar nuestras obligaciones y cumplirlas. Era una promesa con nosotros mismos.
Una nueva acampada vamos a hacer en el Arroyo de la Zarza, a una distancia aproximada de 20km. Los asistentes son:
  • Mariano
  • Andrés
  • Juanjo
  • Sergio
  • Leo
Salimos de Ciudad Real con un objetivo: hacer esa distancia y pasar pruebas.
Al principio del camino se nos unió una perra que nos siguió durante todo el trayecto. Paramos en Alarcos, un lugar que ha sido estropeado, comimos lo que pudimos y descansamos un poco mientras buscaban la dirección en el mapa. Encontramos el camino cercado y hablamos con el Jefe. Al principio puso cara de malo, luego se arrepintió y nos dejó saltar. No sabíamos cómo pasar a la perra pero lo logramos.
Seguimos nuestro camino con más ilusión de llegar. Qué maravilla de lugar, el paisaje era espléndido.
Cuando llegamos a nuestro objetivo nos entró una gran alegría, lo habíamos conseguido.
La tarde se nos echó encima y empezamos a montar la tienda. El terreno no era muy ideal para las piquetas. Empezó a llover y el viento era cada vez más fuerte, hasta que se llevó la tienda grande. Cogimos todo corriendo y la instalamos en un lugar más apropiado. Luego nos metimos en ella porque estaba lloviendo, la perra se introdujo en el doble techo para no mojarse, cenamos en le interior y estuvimos cambiando impresiones.
El siguiente día amaneció lloviendo y terminó lloviendo. No pudimos efectuar las actividades previstas. Podemos destacar la gran colaboración de unos señores que vivía cerca del campamento, nos dejaron una sartén y gasolina para prender fuego para cocinar.
Este día lo empleamos para visitar los alrededores aunque la lluvia no cesaba.
Por la tarde vino el padre de Andrés a visitarnos. Bueno, aquí terminó otro día.
La vuelta la hicimos con alegría, pero nos hubiera gustado haber permanecido más tiempo. La lluvia no cesaba y no quedó más remedio que ir al pueblo más cercano y coger el autobús. Llegamos empapados. Antes de llegar al pueblo nos cogió un trastorista. Allí en el pueblo tuvimos que dejar a la perra, lo cual sentimos mucho. La perra confiaba en nosotros pero la dejamos, la providencia nos planteó esto así.
Aquí finalizo nuestra acampada, yo creo que hemos sacado algo positivo de ella.
Jesús no pudo ir, no se sabe causa. Marcos está en su pueblo.
Mariano A.

Acerca de Silvia

Nací en 1996 y 12 años después me colgué una pañoleta al cuello. He andado con mente, corazón, ojos y brazos bien abiertos, y así sigo caminando. SLPS.
Esta entrada fue publicada en GRUPO SCOUT SILES 361, LIBRO DE ORO, PORTADA, SECCIONES, TABLÓN DE UNIDAD, UNIDAD y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.